Jorge Castillo
Tengo que confesarles algo, adoro comer. Cómo no hacerlo con las bondades de nuestra gastronomía peruana. Sin embargo, no se equivoquen, mantengo mi línea con largas caminatas por la ciudad a la busca de los mejores restaurantes de menú y puestos de comida (emolienteros incluidos). Solo tengo una condición: No gastar más de los 10 soles que siempre cargo conmigo para estos menesteres. Acompáñenme en la ruta del sabor a precio económico. Se aceptan sugerencias...